• Joaquín Valencia

Los 7 desperdicios de la capacitación presencial. En este 2022, NO CAIGAS en ellos...

Procesos lean, significa un modelo de gestión que se enfoca en minimizar las pérdidas de los sistemas, al mismo tiempo que maximiza la creación de valor para el cliente final.

Para ello utiliza la mínima cantidad de recursos, es decir, los estrictamente necesarios para responder a la necesidad y generar valor al cliente.

La híper competitividad de las empresas unida a la innovación y uso de la tecnología, obliga a repensar los procesos tradicionales de las diversas áreas de una empresa, y una de ellas es la capacitación.

Lamentablemente, la gestión de talento humano no siempre está en la vanguardia tecnológica y es promotora de cambios, por lo cual pierde liderazgo en las empresas e instituciones.

La capacitación hoy debe generar valor, y aprovechar las tecnologías de información para dar mayor calidad de formación a más personas y sin barreras de espacio y tiempo. Esta nueva formación online, revela por su naturaleza lean, los desperdicios de la capacitación presencial tradicional.

Los 7 desperdicios de la capacitación que pueden eliminarse:

  1. Traslados, los traslados son uno de los gastos más importantes cuando las empresas hacen capacitación presencial. Gastos de trasporte, taxis, autobuses e incluso en algunos casos avión, son parte de estos gastos que pueden minimizarse con la formación online. Este gasto puede llegar a un 15% del costo total de una capacitación.

  2. Refrigerios y almuerzos, estos representan no solo unos de los gastos mayores de la capacitación, sino un dolor de cabeza, por cuanto representan factores de críticas y de insatisfacción de los participantes. Este gasto puede llegar a significar hasta el 65% de los gastos de una capacitación presencial.

  3. Tiempos de ajuste de la tecnología, este es otro factor que es fuente de “desperdicio” ya que el adaptar y preparar todo en sitio y en vivo implica: prepara los videos a proyectar, contar con el proyector adecuado, la sincronización de los videos o simplemente el sonido que se escuche bien, los tiempos de análisis, que haya iluminación adecuada, etc. que son toda una fuente de improductividades que suceden en las capacitaciones presenciales.

  4. Impuntualidades, los retrasos en la hora de llegada y/o descansos por parte del facilitador o de los participantes son una fuente de desperdicio. Sabemos que la impuntualidad, no solo afecta el aprendizaje del participante que llega retrasado, sino que genera distracción en los participantes. La capacitación online se aprovecha para minimizar esto.

  5. Dispersión de la atención de los participantes ante fuentes internas y externas, es un desperdicio. Desde la perdida de atención ante participantes dispersos, chistosos o simplemente saboteadores, hasta la dispersión producto de ruido externo, circunstancias molestas del recinto que afectan el buen desenvolvimiento de la capacitación.

  6. Materiales, las libretas para anotar, bolígrafos, portanombres de los participantes, materiales como hojas de rotafolio, marcadores, etc. En la capacitación online no son necesarias.

  7. Los ausentes, son los participantes que justo el día de la capacitación tuvieron que faltar por una emergencia médica, por una contingencia laboral o simplemente por una situación familiar. Pero la inasistencia al taller presencial, es un desperdicio.

Nuestra formación online, y en particular Formacion SMART elimina los siete desperdicios por lo que permite ofrecer capacitación de calidad, con un 80% de ahorro respecto a la capacitación presencial, logrando mayor efectividad, calidad y eficiencia.


Te invitamos a conocer más en nuestra web Bulárcama.





Jorge Joaquín Valencia | Director de Estrategia & Performance Bulárcama

Experto en Estrategia y Efectividad Organizacional



Contáctanos para saber más en:

info@bularcama.com

Instagram: @Bularcama

Facebook: bularcama

YouTube: bularcama

LinkedIn: bularcama-agile-strategies

8 visualizaciones0 comentarios